Puerto Rico está en crisis financiera y este senador republicano tiene un plan de ayuda

Como indica el brillante economista Art Laffer, subvencionar algo aumenta la oferta y gravar algo la reduce. Y lo que es válido para los bienes también lo es en el caso de los servicios, incluido el trabajo de las personas. Al gravar el trabajo (mediante subidas como las del salario mínimo), vemos que hay menos empleo. Subvencionar el trabajo mediante normativas como el Crédito Fiscal por Ingreso Devengado, por el contrario, da lugar a un mayor empleo.

Como sabemos, el territorio americano de Puerto Rico ha aprendido esta lección a las malas. El salario mínimo actual es superior en más de un 77% al salario medio, comparado con el 47% del territorio continental. Aplicar el salario mínimo federal en Puerto Rico entorpece su mercado laboral, pues elimina los incentivos para la creación de puestos de trabajo que permitirían que muchas personas accedieran al primer peldaño de su escalera laboral o consiguieran su billete de salida de la pobreza.

Para atenuar este problema, el senador Marco Rubio (R-FL) ha presentado la Ley EMPLEO (Economic Mobility for Productive Livelihoods and Expanding Opportunity), que reduciría el salario mínimo de forma que se acerque a la ratio del resto del país e implementaría un subsidio salarial que por un lado protegería a los trabajadores y por otro incrementaría sus nóminas.

“Ante la situación que padece Puerto Rico, con un alto desempleo y sueldos bajos, resulta complicado para muchos americanos de esta isla el llegar a fin mes”, comentó Rubio la semana pasada después de presentar el proyecto de ley. “Mi legislación ayudaría a estos trabajadores y sus familias al aumentar de manera inmediata sus pagas y reduciendo el costo de las contrataciones, de modo que sea más sencillo encontrar un trabajo. Al ampliar la población activa, incrementar la oportunidad y hacer que el trabajo esté mejor remunerado, podremos ayudar a que Puerto Rico retorne a la senda del crecimiento y la prosperidad”.

“Al ampliar la población activa, incrementar la oportunidad y hacer que el trabajo esté mejor remunerado, podremos ayudar a que Puerto Rico retorne a la senda del crecimiento y la prosperidad”

EMPLEO ampliaría a Puerto Rico la propuesta de Rubio a nivel nacional de promulgar una reforma federal de los salarios. Con este programa opcional, los empleadores básicamente redirigirían el dinero que envían al gobierno en forma de impuestos sobre la nómina hacia los sueldos de sus empleados. El proyecto de ley mantiene la recaudación general del Fondo Fiduciario del Seguro Social, para acortar la brecha resultante en la recaudación por impuestos sobre la nómina. Rubio espera que se promulgue esta propuesta para que dicha brecha se compense por completo.

Con EMPLEO, cualquier trabajador que gane menos de $10 a la hora recibiría un aumento, hasta un máximo de $2.50 a la hora. Los empleadores que elijan participar podrían reducir su cuota del sueldo de un trabajador hasta un mínimo de $5 a la hora, reduciendo en la práctica el costo de contratar a nuevos trabajadores.

“La propuesta es una herramienta de mercado, compasiva y creativa, para abordar los retos de Puerto Rico”, comentó Oren Cass, investigador del Instituto Manhattan de Investigación de Política Pública. “Reducir el salario mínimo debería crear muchas más oportunidades de empleo a nivel principiante y hacer que las contrataciones resulten más atractivas para los empleadores”.

El Grupo de Trabajo del Congreso sobre el Crecimiento Económico de Puerto Rico fue creado por la Ley de Estabilidad Económica, Control y Supervisión de Puerto Rico (PROMESA). Rubio se incorporó al grupo de trabajo en julio, y su oficina ha informado de que han mantenido al menos 55 reuniones con las distintas partes implicadas. Además del grupo de trabajo, PROMESA estableció también una Junta de Control y Supervisión para Puerto Rico, de la que Rubio no es miembro, y cuyo trabajo para resolver la crisis de deuda de la isla se prevé que continúe durante varios años.

La crisis de deuda de Puerto Rico ha sido una cuestión que ha recibido escasa atención mediática en el resto del país en un convulso año electoral. Como exanalista de bonos municipales de Moody’s Investors Service, que ha rebajado de manera acusada la calificación crediticia de Puerto Rico junto con tras firmas crediticias, estoy encantado de ver cómo Rubio está proponiendo un plan que ampliaría las oportunidades en una isla en la que demasiadas personas luchan por llegar a fin de mes. Propuestas como ésta podrían ayudar a cambiar la economía de la isla al impulsar la innovación y la creación de empleo, para fortalecer así la situación de los trabajadores y sus familias.

Carrie Sheffield es columnista sénior de Opportunity Lives. Puede seguirla en Twitter @carriesheffield y en Facebook.

Opportunity Lives

Opportunity Lives es un medio de noticias dedicado a descubrir y destacar historias de éxito en la vida real y soluciones a lo largo y ancho de Estados Unidos.