Encuesta revela que los padres prefieren las escuelas chárter

Los políticos y los expertos en normativa llevan discutiendo durante dos décadas sobre los méritos de las escuelas chárter, y existen numerosos estudios que muestran que estas escuelas públicas alternativas tienen un desempeño igual de bueno o mejor que las tradicionales escuelas financiadas con nuestros impuestos. Pero, ¿qué piensan los padres?

Dos encuestas a gran escala han ofrecido recientemente una perspectiva más cercana sobre este tema. Los padres cuyos hijos asisten a escuelas chárter, en general, tienen muchas más probabilidades de estar satisfechos con aspectos de su aprendizaje escolar, sus expectativas académicas y su seguridad.

La encuesta Education Next de 2016 ha recopilado datos de una muestra aleatoria de 1,571 encuestados que tenían hijos en edad escolar viviendo en el hogar y los han separado en las categorías de padres con hijos en escuelas chárter, en escuelas privadas y en escuelas de distrito. Según los autores, ésta es la primera encuesta representativa a nivel nacional que aporta puntajes de satisfacción de los padres de estas tres categorías.

Los padres respondieron en una escala de cinco puntos, desde “muy insatisfecho” a “muy satisfecho”, y los resultados han sido sorprendentes. “De las cinco características clave: calidad del profesorado, disciplina, expectativas de logros académicos, seguridad e instrucción en carácter y valores, los padres con hijos en escuelas chárter están de promedio un 13% más satisfechos con sus escuelas que los padres con hijos en escuelas de distrito”, concluyeron los profesores de Harvard Paul E. Peterson y Martin West y el investigador de posdoctorado Samuel Barrows.

La única categoría que tuvo un mayor porcentaje de padres con hijos en escuelas de distrito que indicaron estar “muy satisfechos” fue la de “ubicación de la escuela”, lo que no resulta sorprendente si se tiene en cuenta que las familias a menudo deben recorrer grandes distancias para encontrar una escuela chárter con plazas disponibles.

Satisfaction Scores (Department of Ed. Survey)

Además, en muchas categorías sobre problemas de comportamiento, los padres con hijos en escuelas de distrito tenían más probabilidades de informar acerca de graves problemas de absentismo escolar, daños a la propiedad, peleas y consumo de drogas que los padres con hijos en escuelas chárter.

La comunicación con la escuela en el caso de las chárter también tendía a ser mejor. “En comparación con los padres de niños que van a las escuelas de distrito, los padres con hijos en las chárter tenían un 15% más de probabilidades de indicar que se han comunicado con la escuela para temas de voluntariado, y un 7% más de probabilidades de indicar que han hablado con los responsables de la escuela acerca de los avances de su hijo”, según halló el estudio EdNext.

Es importante observar que estos estudios sólo miden la percepción de los padres y no la verdadera calidad del profesorado ni los problemas de comportamiento de estas escuelas. No obstante, los autores indican que las opiniones de los padres sobre las escuelas de sus hijos son una variable fundamental en el debate acerca de la efectividad de las escuelas chárter. Si los padres de todas las ciudades del país eligen de forma unánime las escuelas chárter y están más satisfechos con su desempeño, algo bien deben estar haciendo las chárter.

Peterson, junto con el investigador de posdoctorado de Harvard Albert Cheng, también analizó una encuesta de 2012 del Departamento de Educación con más de 17,000 familias y confirmó unos resultados similares a los de la encuesta EdNext. Aunque en su informe final el Departamento de Educación no creó explícitamente una categoría para los padres con hijos en las escuelas chárter, Peterson y Cheng pudieron utilizar los datos originales para identificar a los padres que tenían a sus hijos en escuelas chárter.

“Comparados con los padres con hijos en las escuelas de sus distritos, los de las escuelas chárter tienen 6 puntos porcentuales más de probabilidades de indicar que están ‘muy satisfechos’ con sus estándares académicos, y un 10% más de probabilidades de estar ‘muy satisfechos’ tanto con la disciplina escolar como con la comunicación con las familias”, descubrieron Peterson y Cheng.

La encuesta del Departamento de Educación ha permitido también que los autores desglosen a los participantes de la misma en categorías demográficas específicas. Han hallado que los padres con hijos en escuelas chárter indicaron un promedio más bajo de ingresos familiares y que era menos probable que hubieran obtenido un título universitario. El porcentaje de miembros de minorías también era más elevado en las escuelas chárter que en las asignadas por distrito escolar.

Incluso teniendo en cuenta estos indicadores demográficos específicos, los puntajes de satisfacción con las escuelas chárter se mantienen. “Promediando los cinco indicadores de la evaluación, el porcentaje de padres con bajos ingresos que indican que están ‘muy satisfechos’ es un 9% mayor en las chárter que en las escuelas asignadas por distrito”, concluyeron los autores.

Las escuelas chárter están desempeñando un importante papel en la mejora de los resultados educativos, especialmente en el caso de los estudiantes con bajos ingresos pertenecientes a minorías y que viven en zonas urbanas, y los padres se han percatado de ello. Como deberíamos hacer nosotros.

Daniel Huizinga es columnista de Opportunity Lives especializado en negocios y política. Sígalo en Twitter: @HuizingaDaniel.

Opportunity Lives

Opportunity Lives es un medio de noticias dedicado a descubrir y destacar historias de éxito en la vida real y soluciones a lo largo y ancho de Estados Unidos.