Cómo Denver está reinventando la educación en Estados Unidos sin mucho alboroto

No cabe ninguna duda de que los residentes de Denver están ya cansados de todos esos chistes sobre la marihuana. Como lo están los residentes de Colorado.

Así que pasemos por alto todas las cortinas de humo y centremos en cambio nuestra atención en otro aspecto de la libertad que se ha convertido en carta de presentación del estado de las Montañas Rocosas: la opción escolar.

Denver se encuentra actualmente inmersa en una fase de transición tremendamente importante hacia lo que puede ser el futuro de la educación. Se trata de un cambio que ha pasado en gran medida desapercibido (¿quizás la atención de los habitantes de Colorado se ha visto enturbiada?), aunque el impacto de dicho cambio desde luego que no ha pasado desapercibido para los padres con hijos en edad escolar.

Hace sólo unos años, un niño que viviera en Denver tenía dos opciones: el éxito o el fracaso. No había mucho más donde elegir. Y ese éxito o fracaso dependía sobre todo de en qué parte de la ciudad hubiera nacido ese niño.

Los estudiantes que se criaban en zonas menos desarrolladas económicamente (que es la forma académicamente correcta de decir “niños pobres hispanos y negros procedentes de barrios a los que no se prestaba atención”) se encontraban rezagados, respecto a sus coetáneos más ricos, un 38% en lectura y un 30% en matemáticas, una brecha que era más del doble del promedio nacional, situado en el 14%, según el Education Equality Index (Índice de Igualdad Educativa).

De hecho, como reveló un demoledor informe en 2015 de la Universidad de Washington, Denver tiene una de las mayores brechas del país en cuanto a logros académicos.

Existe sin embargo un hecho positivo. A pesar del pobre rendimiento de Denver en lo que respecta a igualdad educativa, siete escuelas de la zona han mostrado unas brechas sorprendentemente bajas en sus logros académicos, según ese mismo Índice.

Y casi todas esas escuelas tienen algo en común, pues seis de ellas eran escuelas chárter.

Según Kimberlee Sia, directora ejecutiva del Programa Conocimiento es Poder (KIPP) para las escuelas de Colorado, hay una razón para ello. En concreto, la red de escuelas chárter del KIPP ha logrado un éxito generalizado en lo que respecta a nivelar las posibilidades de los estudiantes, con independencia de su sustento económico. Sia indicó que este éxito se puede atribuir a que la red ha centrado su atención en identificar esas brechas en los estudiantes al principio de su formación educativa, trabajando a continuación para crear un canal a través del cual estos estudiantes se puedan poner al día y mantener el nivel.

“Aunque puede que nos lleguen con dos o tres grados de retraso educativo, debido al rigor de la enseñanza, éstecontribuye al cierre de esas brechas”, comentó Sia a Chalkbeat.

Y es este tipo de enfoque detallado lo que ha permitido que las escuelas chárter de Denver han ayudado a cerrar la brecha en el logro académico en un 31% durante los últimos cuatros años, un índice de mejora que se sitúa como el segundo mejor del país.

Cuando se observa la situación de Denver en contraposición con la del país, quedan claras dos cosas. La primera, que Estados Unidos continúa teniendo un grave problema de desigualdad educativa.

La segunda, que las escuelas chárter han demostrado que reducen esa brecha en los logros académicos a todos los niveles, o al menos ese ha sido el caso de Denver.

Las escuelas chárter de Denver han ayudado a cerrar la brecha en el logro académico en un 31% durante los últimos cuatros años

Ante estos datos, incluso el Denver Post, un periódico que ha tenido que afrontar muchas críticas por su descarada inclinación progresista, ha salido en defensa de las escuelas chárter, pidiendo una ampliación de su financiación.

“Se podría pensar que las escuelas chárter son un ensayo experimental, dado cómo permite la legislación actual que los distritos les denieguen parte de lo que les corresponde de la financiación local”, indicaba el Post en un editorial a principios de este mes. “Y sin embargo, la realidad es que el movimiento favorable a las escuelas chárter ha crecido… hasta convertirse en una importante fuerza que incluye a 226 escuelas, con más estudiantes que el mayor distrito escolar del estado y en torno al 12% de matriculados a nivel estatal”.

El editorial continuaba observando que, en una serie de distritos, incluido Denver, las escuelas chárter dominaban en la lista de las escuelas con mejores resultados.

Su aceptación por ambos lados del hemiciclo contribuyó a una reciente ampliación de la “estrategia de currículum” de Denver. Lo que hace que ésta sea excepcional es que los distritos podrán negociar acuerdos de resultados con las escuelas públicas, lo que básicamente les otorga a los responsables de los distritos la capacidad de crear una amplia selección de diferentes escuelas (escuelas tanto tradicionales como chárter o híbridas) que se ajusten a las necesidades de sus barrios. Dentro de esta “zona de innovación”, los padres contarán con un conjunto de opciones más amplio de entre las que podrán elegir en beneficio de sus hijos, mientras que los educadores tendrán además un mayor nivel de responsabilidad en estas “escuelas innovadoras” basadas en el currículum.

Como David Osborne de Education Next explica “la zona podría dar por primera vez a los distritos escolares la autonomía de la que disfrutan las escuelas chárter”.

Lo que resulta más extraordinario de esta estrategia de currículum es que se logró con una junta electoral electa (lo que significa que los políticos aunaron esfuerzos para convertirla en realidad), algo que habría parecido imposible hace muy poco tiempo.

Denver ha demostrado (y sus medios de comunicación y sus políticos han aceptado) que ampliar la opción escolar ha sido la influencia más impactante y positiva para las escuelas de la zona. Aunque pueda parecer inapropiado o en cierto modo equivocado subvertir un sistema escolar que ha estado en vigor durante tanto tiempo, en el futuro serán inevitables más cambios en el ámbito educativo de la zona.

A pesar de tener a algunos de los más acérrimos progresistas de todas las ciudades de Colorado, los residentes de Denver parecen menos interesados en las riñas políticas y más preocupados por el futuro de sus hijos.

Evan Smith es columnista de Opportunity Lives.  Puede seguirlo en Twitter: @Evansmithreport.

Opportunity Lives

Opportunity Lives es un medio de noticias dedicado a descubrir y destacar historias de éxito en la vida real y soluciones a lo largo y ancho de Estados Unidos.