Alumnos hispanos destacan en escuelas chárter públicas, según informe

Un asombroso 85% de los padres hispanos indica que deberían tener más opciones a la hora de decidir a qué escuela pública deben ir sus hijos, con independencia de dónde vivan, según un estudio encargado por la National Alliance for Public Charter Schools (Alianza Nacional de Escuelas Chárter Públicas, o NAPCS), un grupo de activistas a nivel nacional que defiende este tipo de escuelas.

Además del fuerte respaldo de los padres hispanos a la opción escolar, el estudio también reveló que los estudiantes hispanos matriculados en escuelas chárter están teniendo un rendimiento superior al de sus compañeros en escuelas públicas en la preparación para la universidad y el progreso académico.

Las escuelas chárter son escuelas públicas que tienen libertad para operar con una mayor autonomía que las escuelas públicas tradicionales, a cambio de tener que rendir más cuentas a nivel académico, aunque a menudo operan en comunidades desfavorecidas y con un bajo nivel de servicios educativos. El informe indica que los estudiantes hispanos suponen un porcentaje cada vez mayor de los estudiantes que acuden a las escuelas chárter públicas, pasando del 21% en 2004 al 30% hoy. Y por primera vez, hay más estudiantes hispanos matriculados en escuelas chárter que en las escuelas públicas tradicionales, con un 30% y un 25% respectivamente.

El bajo rendimiento de las escuelas públicas de las comunidades mayoritariamente hispanas puede que explique por qué la demanda de escuelas chárter es cada vez mayor entre las familias de este grupo demográfico. Jo Ann Gama, presidenta y superintendente de Escuelas Públicas IDEA, una red de escuelas públicas que da servicio a más de 30,000 estudiantes de Texas, la mayoría hispanos, comenta a Opportunity Lives: “Es inaceptable que, en la educación pública, los estudiantes hispanos tengan un 10% menos de probabilidades de graduarse que sus compañeros de raza blanca. Los educadores de las escuelas chárter, los padres y los estudiantes de todo el país rechazan tener que conformarse con esos resultados tan desfavorables, y como resultado de ello estamos viendo cómo las comunidades se están uniendo para ayudar a que los estudiantes hispanos puedan labrarse su propio futuro de éxito”.

Los estudiantes hispanos matriculados en escuelas chárter están teniendo un rendimiento superior al de sus compañeros en escuelas públicas en la preparación para la universidad y el progreso académico.

No obstante, las escuelas chárter no están libres de controversia. Sus detractores afirman que las escuelas chárter “escogen” a los mejores estudiantes y a los más brillantes y desvían un dinero público que es fundamental para las escuelas públicas convencionales. Pero si se analizan en profundidad, estas críticas no se sostienen. En primer lugar, la mayoría de las escuelas chárter aceptan a todos los estudiantes que quieren matricularse. Y cuando la demanda supera a la oferta, se debe realizar un sorteo para decidir qué estudiantes acceden a las mismas. Para complicar aún más este proceso, existen límites impuestos por los estados a las escuelas chárter, como es el caso de Massachusetts, donde está previsto que los votantes decidan en las elecciones de noviembre si este estado debe permitir que se amplíe el número de escuelas chárter.

En cuanto a la crítica de que las escuelas chárter roban recursos a las escuelas públicas, lo irónico es que en realidad es al revés. Sólo una parte de la financiación por alumno acompaña al estudiante que se traslada de una escuela pública tradicional a una escuela chárter pública. Sin embargo, cuando un estudiante se traslada entre escuelas públicas convencionales, en la mayoría de los distritos le acompaña la financiación completa que le corresponde. Por lo tanto, se gasta menos dinero público por alumno en las escuelas chárter, a pesar de que a menudo tienen mejores logros académicos.

Hasta hace poco, la oposición a las escuelas chárter era mínima. Pero ahora el Partido Demócrata es cada vez más hostil, dada la presión de los sindicatos de profesores, y de hecho, la plataforma del partido se ha modificado recientemente para reflejar este cambio.

Sin embargo, hay demócratas que respaldan las iniciativas de reforma educativa y la expansión de las escuelas chárter, entre ellos Demócratas por la Reforma Educativa (DER), un grupo de activistas que respalda una mayor rendición de cuentas por parte de las escuelas públicas. Cuando se les pidió que comentaran el informe de NAPCS que ha revelado el respaldo mayoritario de los hispanos a las escuelas chárter, Shavar Jeffries, de DER, indicó a Opportunity Lives: “La amplia mayoría de los padres hispanos quiere la opción de la escuela pública y cree que la educación es el mayor problema al que nos enfrentamos como país. Debemos hacer todo lo que podamos para respaldar a nuestros hijos y fortalecer la educación pública americana, de forma que cualquier niño de cualquier zona tenga acceso a una educación pública de calidad”.

La publicación de este informe coincide con la celebración nacional del Mes de la Herencia Hispana y varias encuestas que muestran que la política educativa está entre los temas más importantes para los hispanos.

Israel Ortega es columnista sénior de Opportunity Lives. Puede seguirlo en:@IzzyOrtega.

Opportunity Lives

Opportunity Lives es un medio de noticias dedicado a descubrir y destacar historias de éxito en la vida real y soluciones a lo largo y ancho de Estados Unidos.